jueves, enero 06, 2005

.:. Con Shakespeare, en el Metro .:.

Metro de Santiago, 9 de la mañana, puras caras de sueño ...
Uno que otro oficinista atrasado a la pega, esperando que el Jefe no lo siente en el cajón con vidrios por ser el segundo atraso de la semana, otros estudiantes camino a la Universidad o Instituto, o “Preu”, o lo que sea, con caras de “estaba rica la cama, no quería levantarme”. Algún “junior” de carrera al banco, y a pagar las cuentas de la secretaria, de puras ganas que le tiene no más - “... Claro Srta. Cecilia, con todo gusto!! “ - con esa cara que me pone cada vez que me lo pide”.
Y en medio de esa fauna, yo, que no tenía ninguna gana de ir a esa mugre de reunión, donde tienes que mirarle la cara a los pernos de tus clientes, que dicen saberlas por libro, y tienes que llevarles el amén, si no, cagaste con el negocio no más! Mal que mal, no me vendría nada de mal para salir de vacaciones tranquilo, y sin fijarme en gastos!! ...
De pronto, ahí, sentándose frente a mi, ella!! ... una diosa en la Tierra (“ ... qué hace una chica como tú, en un lugar como éste? ...”).
Esos jeans, ajustados, a la cadera, esa polera tan estrecha, tanto que se imaginaba todo. (“... hola, cirugía de cuerpo y alma?). Cabello castaño, ojos color miel, preciosa! .... más encima, amante de la lectura. Ese libro .... Hamlet ... Shakespeare, complicado, pareciera que el único que lo entendió fue el autor! Pasa las páginas, una a una, leyendo extasiada. TUUUUUUUUUTT!!! ... próxima estación: Baquedano.
De pronto, al cruzar sus piernas, su pie roza mi pierna. “Disculpa” – me dice. “No te preocupes” – le contesto, embobado. Me está mirando a los ojos!!! ... no lo puedo creer!! Claro, lo hace en forma disimulada, como por encima del libro .... yo esquivo la mirada, me pone nervioso. Y si le devuelvo la mirada? No. Capaz que me salga una mirada fogosa, como de porno star boliviano. Sigue mirando, pero más resuelta, menos disimuladamente. Yo le devuelvo la mirada, como si no me importara. TUUUUUUUUUUUUUUUUUUUttt!!! .... Estación Manuel Montt!! ...
Se va a parar parece, arregla su cabello, que hasta ahora le caía hacia el frente. Se lo toma con un “colet” .... me da una mirada, y se levanta del asiento .... (“Se baja en la próxima, seguro”). Mierda! La reunión!. Y si no voy no más? ... (“Amanecí re enfermo Jefe, el colon parece..” – pienso para mí). Y si me paso la mañana con esta joyita de mina? ... la miro y me sonrío, ella me devuelve la mirada sonriendo, libidinosa. Se abren las puertas, intento avanzar entre la gente. Ella sale del vagón, mira hacia atrás buscando mi mirada, y yo, entre dos señoras gordas que conversan animadamente. Se cerraron las puertas. Me quedé adentro.
Ella avanza por el andén, abre su libro y sigue leyendo. Y yo, entre las dos gordas, entrando en el túnel que lleva a la próxima estación.
Rumbo a la reunión, qué más da!! Al final, nunca me gustó Shakespeare!!

3 comentarios:

Romeroventura dijo...

La iniciativa del verbo, bajo cualquiera de sus formas, invita a la poesía, al aleteo de la palabra ... pues venga, poeta, aquín estaremos.

Romeroventura dijo...

Coming soon, "Poemitas de estación"...

CaLViN_oNe dijo...

Se agradece el saludo, sobre todo, y más aún, viniendo de un poeta de tu categoría, cronopio ... :P .... saludos!!