jueves, julio 13, 2006

// El cheque .... //




2:00 am: La almohada es de piedra, la cabeza retumba, la boca está reseca. La intranquilidad no le permite conciliar el sueño. Lleva dos horas intentando dormirse y su mujer le ha reclamado dos veces porque tampoco logra dormirse del todo con las vueltas que se da en la cama, o cada vez que se levanta al baño y toma agua, o cuando va a la cocina, o cuando sólo se acomoda en la cama, o intenta ablandar la almohada para descansar.

2:30 am: Tercera vez que despierta a su mujer al encender la luz del velador. Le ha preguntado las mismas veces la razón del desvelo, y él, considerado, inventa cualquier excusa para que ella vuelva a dormir.


Esta vez es distinta. Con la mezcla del sueño atrasado y la conciencia de la obligación de levantarse temprano como todos los días, ella enciende su luz del velador, mira la hora, y ya cansada con la situación le dispara a quemarropa: “me vas a decir qué te pasa ahora mismo, y si no, te vas a dormir a la sala” – Sorprendido, se incorpora en la cama, se sienta, y enciende un enésimo cigarrillo insomne.

- Bueno, hace unos días le giré un cheque a Tomás para mañana por $500.000.- por un saldo que tenía del negocio. El hecho es que no tengo cómo cubrirlo, y estoy preocupado por eso.

- "Ah!", dice ella – "Y no tienes ninguna posibilidad?" - "No" - dice él, al mismo tiempo que apaga el cigarrillo – "ya estuve sacando cuentas".

3:00 a.m.: Ella toma el teléfono celular de su marido, busca “Tomás” en la agenda y marca el número. Mientras espera que le contesten, él le dice: “Pero qué haces, mujer!” … En ese momento, le contesta Tomás al otro lado de la línea, entre sorprendido y somnoliento …

- “Aló? Tomás? habla la Karina, disculpa que te llame a esta hora pero te quería peguntar si aún tenías en tu poder un cheque por 500 lucas que te dió el Nico”.

- “Ah? Sí” – contesta al otro lado Tomás, sin todavía entender mucho. – “Tiene fecha para mañana. Hoy en realidad, por la hora digo yo“

- “Bueno Tomás” – replica Karina, con un dejo de cinismo – “yo te llamaba para decirte que no lo vas a poder cobrar, porque no hay fondos en la cuenta. Buenas noches, disculpa la molestia”

3:05 a.m.: Karina se vuelve a su marido, le devuelve el teléfono, lo besa brevemente en la boca, y le dice: “Ahora el problema no es tuyo, es de él. A ver si me dejas dormir ahora mi amor?”


"Cuento sin ton ni son".

7 comentarios:

ahoratodostusolo dijo...

En mi vida he tirado un par de chirimollos. Respecto de uno por $430.000 pasó la vieja. Y la verdad también me costó dormir un par de noches.

Pero es pasado.

Rabinmoral

Cleo dijo...

Por eso mismo, y de "mutuo acuerdo", mi banco y yo cerramos la cuenta corriente que nos mantenía unidos. Si ningún hombre ha logrado interrumpir o desvanecer mi sueño....menos lo hará una maldita chequera.

Gracias por este cuento que creo tiene mucho de ton y más de son...

(K)

La Reina del Nilo financiera.

Tsuki dijo...

Ahhh qué horror!!! jijij yo me he visto en esa (la del insomne , claro)... ¿cómo no se me ocurrió llamar? :)

Un besote, amigo mío...

Extrañaba sus letras y espero toparme con usted un día de estos... hay harto que copuchar.

apuntes de taller dijo...

Buena manera de sacarse el cachito... me gustó.. A veces uno se desvela y complica la vida se te hace un nudo enorme y otra persona puede resolverlo rápido y sin dolor... y al revés...
Un abrazo
Paulina

Gracias por tu visita... y a ver si este año te animas con un cuento...

Kein dijo...

Bien hecho... Tratándose de cheques, mejor endosar el cacho...

Tratándose de otras cosas, también..! ;)

HITYLTILY..???

>----------Ü----------<

Muy-Torpecito dijo...

Hola!!!

Jajajaja que buen cuento.Aunque la mujer le salvo el culo al marido, pobre Tomás.

Un abracito torpe

Elisa_Day dijo...

he estado ausente

parece que es mejor

un abrazote!