miércoles, agosto 02, 2006

hace treinta días ....


Cerraban puertas, yo abría ventanas …
.
Ventilaba el alma, recuerdas?
.
Cerrado por Derribo, cantaba.
.
Recogía trozos de corazón lastimado.
.
Recomponía el ceño. De a poco.
.
.
Te esperaba a la salida, también …
.
Como un presagio, esperando ser realidad
.
Saliste del claustro voluntario, y estaba ahí
.
Y tú me esperabas a mi,
.
Como un Santo Remedio, de labios carmesí
.
.
Treinta días, y treinta noches
.
De sanarse, de tratamiento intensivo
.
De saberse cerca, lejanía incluida
.
De charlas eternas, atemporales
.
De risas de loco y lágrimas de emoción
.
De “buenos días”, de “buenas noches”
.
De lluvias mágicas en primeros besos
.
.
.
Cuántas noches en vela, sólo porque sí?
.
Cuánto soñar y poco dormir?
.
.
.
.
Me dejaste estar, me dejaste entrar
.
Sano y salvo, te lo debo a ti
.
Qué más viene? Más locura?
.
Lo que sea, que venga contigo
.
Flaca, te Re-quiero, todo el rato.
.
.
.
Dos.

5 comentarios:

Kein dijo...

Precioso... puro sentimiento...

Un beso a los dos, de todo corazón... =D

Antonia Katz dijo...

Toc toc toc
parece que alguien ha golpeado la puerta, pudo ser una ventisca, pero fue un huracán...
suena el viento todavía

Un abrazo

Interd!cta dijo...

La magia hizo que no te encontrara a la salida, sino que llegaras a mi lado para terminar ese tramo del camino, me acompañaste hasta el final, esperaste en silencio a que estuviera lista, me quisiste y me cuidaste y, sin darte cuenta, te hiciste EL motivo para abandonar el claustro. Abriste las puertas que el tiempo fue cerrando, esas que resignada contemplaba desde fuera, las mismas que creí no volver a abrir jamás (...)

Cleo dijo...

Aaaaaahhhhhhhh!!!!! (suspiro)

La Reina del Nilo romántica.

Interd!cta dijo...

Aún en la normalidad, en lo cotidiano, en lo más simple, la vida es mágica contigo ... todos y cada uno de los instantes que paso contigo es extraordinario y único, tanto como ese amor inmenso que nos hace vivir y que a veces nos atroppella el sentir.

Te Quiero, no lo dudes ni lo olvides. Estaré aquí todo el tiempo que sea necesario ... porque no estás solo, yo estoy contigo, y porque no importaría si todo se me terminara aquí, ya estás contigo.