miércoles, diciembre 13, 2006

:: ratón de biblioteca ::



Si es que hay espacios en que uno logra sentirse grato, en medio de un semi-silencio, rodeado de gente respetuosa del entorno, y donde moverse libremente, uno debería aprovecharlos al máximo posible.
.
Hace poco más de un año se inauguró la Biblioteca de Santiago (www.bibliotecadesantiago.cl) , dependiente de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (www.dibam.cl). Un espacio gigantesco, aunque funcional, donde confluyen las mejores letras, las actividades culturales, en fin, todo lo que un sitio como éstos debió tener siempre. Al menos yo, siempre huí de las bibliotecas por la imagen de sitio lúgubre, de altos estantes repletos de libros, y donde te recibe una bibliotecaria vieja, moñuda y mal genio, que miraba solemne por sobre el marco de sus anteojos. Nada más distinto es este lugar, paraíso de los lectores de cuanta letra aparezca escrita.
.
Partiendo por el edificio, emplazado en mas de 20 mil metros cuadrados de superficie. Detrás de su fachada antigua, restaurada, aparecen grandes espacios multicolores, miles de libros al alcance de la mano, 3 niveles, computadores disponibles en todos ellos, mesas amplias y sus sillas, sillones de todas las naturalezas, decoración moderna y funcional, todo invitando a leer ahí mismo, o a llevarse la mitad de los libros para darse una “zampada” de lectura, funcionarios jóvenes que atienden las consultas en amable e informadamente.
.
En fin, después de que mi buen amigo RomeroVentura (http://poemitasdeestacion.blogspot.com) me abriera los ojos ante este paraíso cultural, no he dejado de acudir casi ningún fin de semana (abren de martes a domingo) a buscar un par de libros para la semana, o simplemente a hojear algunos otros.
.
También existe la opción de sentarse (muy cómodamente, hay que decirlo) frente a un computador a ver la película que uno elija. Las horas pasan rápido ahí. Mientras afuera arrecia el calor, adentro uno sólo se preocupa de sentirse bien, de disfrutar a concho.
.
Salas más pequeñas acondicionadas especialmente con sus respectivas mesas, sillas y pizarras blancas, son usadas, sin restricciones, por grupos de estudiantes preparando algún examen o simplemente por gente que prefiere aislarse del resto para leer más tranquilo aún.
.
Después (o antes) de leer algo, es bueno sentarse en la cafetería del primer nivel a tomar un buen café o a comer algún sandwich. Las conexiones Wi-Fi, en todo el edificio, permiten seguir conectados al ciber espacio, cuando no hay algún computador disponible.
.
Todo esto, por una cómoda suma anual que otorga el derecho de llevar hasta 3 libros cada vez, por una semana.
.
Los que tienen hijos en edad de odiar la lectura deberían ver sus caras al entrar a la biblioteca, y ver que también hay una sección dedicada a ellos, sean adolescentes o niños de básica. A mi hija (12) le encantó, y eso que no lee ni la lectura obligatoria del colegio.
.
En realidad, un hallazgo.
.
Quería compartirlo.

5 comentarios:

keincita petiota dijo...

Pero qué wen dato, socio! Me pegaré una arrancada... Estoy ansiosa que Diego ya comience con el gustito por la lectura (heredado de su madre, of course) para acompañarnos los dos también en este tipo de cosas...

HITYLTILY..???

(Ta kgao blogger, ando de anónima por la life...)

cLauD!a dijo...

Y mi mención??!! ... claro, a la pura Pioja : (
.
A mí también me gustó mucho, sobretodo la lectura "conjunta" de "esos" libros ; )
.
Buen paseo para una tarde de Domingo 010 / 12 después de un Sábado 014 / 46.
.
Esta es la enésima vez que te envío este comment y ya va para "añejo" .... el original agregaba:
"Eso sería, toy iyiota pa´ má"
(pero ya sabes que se pasó)
.
Besos, de estos y de los otros!!!

Cleo dijo...

Qué le puedo decir....bonito hallazgo. Solamente lamento que últimamente la institucionalidad cultural se haya trasladado a un cierto barrio, tan lejano para los demás habitantes de esta gigantesca ciudad de la furia.
Por principio, me carga todo lo que huela a "Quinta Normal" y sus alrededores, porque creo que la reconstrucción de dicho barrio obedece a segmentación cultural pura, destinada sólo a los que rodean ese sector.
Sin embargo, y en honor a la entrañable amistad que nos une, tal vez haga un esfuerzo y visite el susodicho lugar.
Por mi parte, me quedo con la antigua y centralísima Biblioteca Nacional, donde es un deleite mirar los diarios viejos.

No se nota que ando con "pachuquitis" hoy, eh?

Un besote!!!

La Reina del Nilo odiosa.

cLauD!a dijo...

*No correspondiendo al Post, MARIPOSEO*

"Buscame entre la hierbabuena,
Beberás el agua de la miel, sólo si tus ojos me quieren ver
Piérdete bailando entre mis brazos, me contarás bajito muy despacio
Llévame al fondo de tu ser, donde tú y yo podamos ser
Bajarás al fondo de los mares, para mirar que hay mundos de corales
Nada que nos pueda separar, ahora que tú y yo somos de verdad
Quiero soñar contigo, quiero llevarte al Edén
SER TU MARIPOSA, LA ÚNICA QUE SABE CUIDARTE BIEN".

Otra vez, con menos osadía y menos nervio, pero con más tiempo, más sentido y más Amor ...

GRACIAS!!!!, las Amo.

Anónimo dijo...

Disculpen, yo sólo pasaba por aquí "vi luz en las ventanas", y al escuchar que me nombraban, quise saludar.
Lindo lugar en Matucana y Quinta Normal. No entiendo mucho el recelo de Cleo, pero mejor discutámoslo cerquita de ahí, en El Hoyo, (sempiterno local del barrio Estación), con un pernil, una lengua o un arrollado, todo bien terremoteado.