viernes, agosto 17, 2007

:: de mujeres fatales ::


Paula caminaba por la calle con el aplomo que da la belleza natural que la bendijo desde niña. Llegó a la esquina e hizo parar el primer taxi que pasó. Acomodó su equipaje en el asiento trasero, y subió. En el trayecto, retocando las uñas con su esmalte favorito, recordaba la noche anterior en el departamento de Diego. Blanca llegó sorpresivamente y encontró la escena que nunca quiso ver. Su novio con su vecina nueva, follando sobre el futón que había comprado hace dos días. Paula pensó que no fue buena idea mudarse a ese departamento, al lado de Diego.

5 comentarios:

ahoratodostusolo dijo...

Fatal, definitivamente.

Pero aparentemente bastante rica, si la conoces, preséntala.

Rabinteresado

Ella dijo...

Ella dijo...
De ser Paula no me gustaría ser Blanca.
.
De ser Blanca no podría ser Paula.
.
De ser Blanca o Paula no soportaría a Diego.
.
.
Claro, es que la (in) fidelidad requiere habilidad ... y con esa no se nace.
.
.
(¿me explico?, por supuesto que no)

Mary Rogers dijo...

españolazo ahaaa
...pensar que pasa a diario, el tema es que las Paulas pocas veces ven a las Blancas...
cariñitos

Anónimo dijo...

Es que un futon es comodisimo. UH... JAMAS debio comprar uno...

Blusa Transparente dijo...

Me encantó esta frase:

Paula caminaba por la calle con el aplomo que da la belleza natural

Es como esos días cuando se amanece, como tú muy bien escribiste, fatal, pero no fatal de mal, si no fatal de mina, de caderas, de saberte tremenda mujer.

Te sigo descubriendo

saludos