miércoles, agosto 01, 2007

:: del deseo de volar ::



Caminó, más bien vagó, erró por el borde

el dulce abismo a sus pies,

el fin a un paso, o dos

el horizonte lejos, muy lejos


la brisa, los débiles rayos del Sol

las nubes de siempre, saludan,

atisban a los lejos,

desde lo alto, su pasar


cree que no hay más, que debe no haber más

piensa hacia atrás, en su venir, en su pasar

nada queda si me voy, piensa

nada me extrañará, piensa


camina el paso faltante, y ya!

su caída es como la de la pluma

ve venir el mar a su encuentro,

pero no llega, demora, se atrasa


una suave mano lo atrapa,

lo eleva y lo lleva, a volar más allá

avizora su ciudad,

su barrio y su casa


su campo y sus animales que pacen serenos

y su mujer … su mujer …

su mujer … (piensa)

y despierta


y la mano es la de ella, como siempre

como nunca ... y vuelve a dormir

2 comentarios:

bendito ravotril dijo...

la mano que detiene el vuelo?
el sueño de volar sobre el campo...

delicia de prosa

en los te leo el tecleo

Anónimo dijo...

Wow punto