martes, octubre 16, 2007

:: de los cambios de horario ::

La verdad sea dicha: me da lo mismo el cambio de horario, casi no lo noto, salvo porque la luz natural nos acompaña un poco más en las tardes. Me acostumbro rápidamente a este cambio. Me da gusto despertar en las mañanas y ver cómo entra la luz por la ventana ... sentir que la temperatura ambiente no hiela las ganas de apartar las sábanas, como en invierno, que es la estación del año que odio.
.
Seguramente (no lo ví porque estaba celebrando el matrimonio de mi hermano, que será tema de próximo post), en todos los canales de televisión aparecieron los especialistas de siempre opinando de lo bueno y lo malo de este cambio horario. Sesudos médicos habrán hablado de los posibles desajustes orgánicos que se producen, pero que, al final de cuentas, son salvables con paciencia o haciéndose los locos.
.

Políticos de oposición deben haber opinado que la medida no debería mantenerse, que es anacrónica, que el gobierno no ha demostrado "voluntad política" y que es una muestra más de lo ingobernado que está
"este país" (como si no fuera el de ellos, y anduvieran de visita). El oficialismo, por su parte, declaró lo importante que es mantenerlo, y que la "agenda país" considera todo lo que pueda ser de ayuda a los más necesitados, y de rebote, a través del portavoz de gobierno, dijo que la oposición hace demagogia, y que lo único que persigue es boicotear al Gobierno de la Sra. Bachelet con "pequeñeces". No es tan difícil adivinar las noticias en nuestro predecible país con vista al mar.
.
Volviendo al tema del cambio de horario: Agradable también terminar la jornada y que no esté tristemente oscuro. Los horarios no van conmigo, o yo no voy con los horarios (hace dos años dejé de usar reloj), aunque tengo la irritable (para algunos) habilidad del cálculo casi perfecto del tiempo ... si alguien me pregunta ¿qué hora es? normalmente y sin mirar reloj, acierto en la hora (el secreto está en mirar otros relojes cada cierto tiempo). Me alimento a la hora que me da hambre. Me duermo cuando tengo sueño. Me levanto cuando hay que levantarse … el tiempo es relativo, dicen. En fin, el hombre es animal de costumbres. Hasta marzo, que tendremos que cambiar el reloj nuevamente.

.

Y si alguien aún no conoce el porqué de estos cambios (dos por año), lea aquí.

12 comentarios:

Vote x Monchito®, su candidato regalón dijo...

Hola compadre, gracias por pasar por mi blozz...

A mi me gusta el cambio de hora, antes no le veia el puto bueno, pero ahora que esta tan cara la luz cualquier ahorro es bienvenido..

un abrazo, nos estamos leyendo

Moncho

 kotto dijo...

a mi me agrada este cambio de hora.. sólo digo que al principio cuesta acostumbrar en especial a levantarse ma' temprano
un abrazo Claudio

Soledad dijo...

Así es. El ser humano es un animal de costumbres. Ésas que nos hacen siempre hacer oposición por oposición, ésas que nos hacen dárnosla de predicadores o visionarios cuando no hay verdad más obvia que la que pasa ante nuestros ojos. Ésas que hacen hablar de "este país" cuando lo criticamos o de "nuestro país" cuando queremos resaltar algo por lo cual sentirnos orgullosos.

¿Por qué no mejor aferrarnos a otras costumbres como la de aprender a descifrar la hora exacta o la de no ocupar reloj?

Sin duda que no estar atado a los horarios te hace ser una persona más libre.... a mí me gustaría poder desamarrarme de los hábitos diarios.

Saludos,
Soledad.

Mary Rogers dijo...

Es divertido. El primer párrafo y el último son ejemplos claros del disfrute natural y lógico de la vida; los del medio, vueltas de tuerca que entorpecen el funcionamiento... (qué sociedad, darling!)
Cariñines

resonANSIAS MAGneticas dijo...

CLAUD!!O: Buen tema, por aca el cambio de horario existe desde antes que naciera, asi que me parece algo de lo mas natural, pero cuando lo aplicaron en el centro de la Republica, fue todo un caos, cosa que si me sorprendio un poco., como sabras, aca entrara un invierno que dicen sera de los mas crudos, el caso es que me levantare mas temprano, y afuera parecera de noche., pero en fin. A MI TAMPOCO ME GUSTA EL INVIERNO, no tanto como odiarlo, pero el invierno ME ESTORBA ME ESTORBA ME ESTORBA, me INMOVILIZA, ME INMOVILIZA MEEE INMOVILIZA, y eso es ya DEMASIADO PARA MI., el invierno me hace sentir cautiva, a mi que me gusta tanto la libertad. jojojo. pero bueno. que hacer en contra del tiempo, del clima, de las estaciones??? emigrar o adaptarse. NO HAY DE OTRA mi querido amigo.

Te abrazo FUERTE y sin prisas. cuidate mucho, y aqui andamos.

besosalviento dijo...

Lo que es yo, vivo en guerra con los relojes....la puntualidad es una batalla que creo-a estas alturas-nunca ganaré.
Pero "al final del día" (muletilla del portavoz de palacio) el cambio de hora no es del todo malo....lo que opinen los ociosos de siempre es paja molida.

(K)X3!!!!!!!

titicandia dijo...

La verdad no me afecta para nada, me gusta la luz y poder hacer más cosas en el día, pero no siento que me cueste levantarme o que mi reloj interno se vuelva loco jajajaja.

Saludos,
Titi

 kotto dijo...

hey claudio .. que tal..
sólo pasaba a saludar...
bye

Anónimo dijo...

Si los días son más largos, más largo es el tiempo sin ti y más horas las que te extraño.
(Menos mal son las noches, durmiendo no te extraño ... ¿o no lo noto?).

TeamO

Blusa Transparente dijo...

Mmmm no sé Claudio, reconozco que me gusta cuando oscurece más temprano, nada que hacer, soy fan de la noche.

Saludos

lully, Reflexiones al desnudo dijo...

Lo tuvimos una vez en Colombia y lo disfruté al maximo. Lo que más me alegraba era que salía con mi exnovio a estaderos campestres y me regocijaba ver el sol aunque fueran las 6 pm.

Un abrazo cálido y besitos para tu alma!

Carolina Meneses Columbié dijo...

Como me gustan los días largos, el horario de verano me ajusta a la perfección.
Saludos renovados y gracias por esperar.