viernes, diciembre 28, 2007

:: modus operandi ::

Durante 83 años hizo lo mismo, siempre lo mismo, de la misma manera. como parte de un permanente rito. Seguía los mismos pasos, sagradamente. cada paso había sido rigurosamente estudiado, de tal manera de que nada alterara su orden, su forma de operar, su modus operandi.
.
Se levantaba todos los días, con frío o con calor, a las 6 de la mañana en punto. Encendía la cocinilla y calentaba un litro (ni más, ni menos) de agua, la que distribuía, proporcionalmente, entre su jarra de 300 c.c. para café negro, con una cucharada de azúcar, y el resto para lavarse la cara. Así, estrictamente, seguía la rutina diaria.
.
A las 12 en punto de cada día se sentaba en el mismo lado de la mesa, en la silla acostumbrada; es más, era la única que usó en los últimos años, ya que dentro de sus costumbres no estaba la de recibir visitas, a ninguna hora. La hora de dormir, las 7 de la tarde, era sagrada. Después de los afeites mínimos, se metía a la cama (siempre por el mismo lado) con su pijama de siempre, del mismo color de siempre, que cuando ya estaba demasiado usado y ajado compraba otro de igual modelo y color, en la misma tienda de siempre.
.
Un día, cerca de las 9 de la noche, llegó La Muerte de visita a su casa. Vestida de negro, guadaña en mano, golpeó dos veces a la puerta con sus nudillos óseos. Esperó pacientemente. El viejo, al oír el incesante llamado, asomó su ojos somnolientos por la ventana del costado, y al ver que tan inoportuna como macabra visita aún se encontraba a la espera de la apertura de la puerta, entreabrió la ventana y gritó hacia fuera “no es hora de golpear la puerta de una casa decente!, vuelva otro día!”, acto seguido cerró la ventana, y volvió a dormir.
.
Incrédula, La Muerte, giró sobre sus talones y enfiló rabiosa el camino de vuelta por el camino pedregoso, hasta que se perdió de vista.

11 comentarios:

LiRio dijo...

Excelenteeeeeeeeee

lo tendré en cuanta...
por si un día de estos, dicha señora osa aparecer en un momento poco indicado

:)

me encanto

feliz año
besos

Evan dijo...

Si todos pudieramos hacer así...

Excelente cuento!

Un beso Claud¡o!

Angie Sandino dijo...

Esa si es manera de burlar a la muerte!
Muy buen post, te felicito Claudio!

Feliz 2008!

Ella dijo...

Mejor que como lo imaginaba, tal como lo esperaba.

Besos, de los del mejor "Modus Operandi".

Carolina Meneses Columbié dijo...

Ya decía yo que la Muerte era una picada.
Un abrazo enorme y mis mejores deseos para 2008.

nara dijo...

me gustó tu cuento, lo tendre en cuenta por si llaman ala puerta...

un abrazo.

feliz año.

kany dijo...

gracias por pasar por mi humilde cuchitril

feliz 2008

Mary Rogers dijo...

¡Qué buen cuento!!!!!!!!!
Iba a preguntarte en qué momento vivió cuando se me vino encima el final. Bueno, bueno, buenoooo
Un abrazo y feliz Año!

Paula... Andrea dijo...

Jamas imagine el final...........muy bueno.

Se podrá hacer eso????????????

Quizás con fuerza de voluntad y ganas de vivir te dan un poco mas de tiempo.

Felicidades para el 2008!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Lycette Scott dijo...

Feliz año Claudio...mis mejores deseos para tí.
muchos besos

quorocisi dijo...

ejale....

si ese no es el viejo pedro urdemales??....

muy buen cuento....me vi acompañando a ese viejo en su solitaria cotidianidad.,..


saludos cumpa...gran valor!