lunes, febrero 25, 2008

:: de los ídolos ::


"Me gustas más que Chayanne - no te preocupes" - me dice ELLA sonriente, en medio del trance que le produce el boricua mientras aquél se contonea con su envidiable y trabajado cuerpo sobre el escenario de la Quinta Vergara. El tipo, además, canta bastante decentemente, hay que decirlo.

Ahora, mirando con detención la histeria que desata en la asistencia femenina (y en algún otro género más piola) al mini (?) concierto, no dejo de preguntarme, sin encontrar respuesta, si aquellas que se gastan algún dinerillo comprando algún oso de peluche, y en algún caso más extremo alguna prenda íntima para lanzarla al escenario donde se encuentra el ídolo de turno, realmente pensarán de que el tipo guardará cada uno de sus regalos y luego, en su casa, los guardará en algún lugar destacado, o más aún, dispondrá de cada uno de ellos en su habitación y adornará su cama con una colección digna de una adolescente?.


Es curiosa la reacción que se produce. Basta con recordar la performance de Marco Antonio Solís en la noche anterior, de DOS HORAS!! ante el griterío de todo tipo de mujer extasiada. Y no digamos que el tipo canta lo que se llama bien. En fin, por algo son lo que se llama IDOLOS.

Entre paréntesis, me sorprendo al percatarme de que de las diez canciones que Chayanne ha cantado hasta ahora no hay una que no conozca, y que además las tarareo sin problemas. En fin.
A propósito de escenarios, recuerdo que la única vez que una mujer gritó mientras yo cantaba fue una oportunidad en que a una chica sentada en una mesa del fondo del local se le volcó su Caipiriña en la ropa.



Memoria Emotiva: "Si nos quedara poco tiempo", puede resultar una buena música de fondo para hacer el amor.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Y después, del trance, casi hipnótico, de provocación física - animal - primitiva, después que la hormona libidosa se llena y, hastiada, comienza a "hinchar" viene lo otro, el otro trance, ese que la deja a una para_lizada, con el agua hirviendo, a punto de ebullición, y que finalmente se toma otro ... con trance incluído, con EL trance.

Confieso que aún en trance no sé qué haría con el agua que calienta Chayanne ... y que claramente sí sé cómo tomármela contigo.

DMA

Monchito® dijo...

Mi idolo soy yo mismo...

en cuanto al festival, queria ver a Vicentico, pero por culpa del viejete que canto como si fuera un recital suyo, me quede dormido y no pude ver nada...

solamente a Salomon callampa ...

un abrazo

Monchito

Blusa Transparente dijo...

Me carga Chayanne, pero más me carga Solís.

Aunque, concuerdo contigo, uno puede escuchar 10 canciones de Chayanne y más encima cantarlas ufff ¿cómo es eso posible? no lo sé.

Por lo menos vi a Vicentico, grosso.

Saludos

Angie Sandino dijo...

Pues a mi me encanta Chayanne, pero no me veo a mi misma lanzandole ni el periódico en un concierto, no me da por esas cosas ya que como dices no creo que ni las mire.

Me has tumbado de risa con la chica que gritó por su bebida derramada mientras tu cantabas... ja,ja,ja...
Un abrazo y disculpa mis ausencias, recién ayer llegué de viaje y anduve muy liada con el internet!