lunes, marzo 14, 2011

:: intento de reanimación ::



hace tanto tiempo que no me siento a escribir en este lugar que casi olvidé cómo se hacía.  tantas cosas han pasado desde la última vez que estaría todo el día intentando volcarlas acá.

no es mutismo, es ausentismo.  es dispersión.  es un poco de todo.  poco interés y preferencia a soltar palabras o frases cortas en otras plataformas.  es que Twitter, y Facebook en su momento de fama, absorbe, y demasiado.  tanta gente, al mismo tiempo, que lee cada cosa que nos ocurre!.

hoy, en una tarde gris, se me ocurre pensar que marzo es un mes maldito.  entre tanta obligación de gastos, educacionales, tributarios y de "un cuanto hay" se nos acerca la estación el año, según yo, más tristona del año.  otoño es un período en que todo se torna oscuro.  la noche llega más temprano, hace frío en las mañanas.  las hojas de los árboles inician su temporada de suicidios masivos y las calles y parques se llenan de sus cadáveres crujientes.

marzo trae mi cumpleaños, también.  el medio siglo se acerca a pasos gigantes.  la mitad de la carrera, dicen.  sin embargo mi carné dice una cosa y mi estado general dice otra.  me siento ágil, jovial las m´pas de la veces, y eso me aleja del pensamiento, normalmente pesimista, de ir cumpliendo décadas.

por ahora, la bicicleta me sirve de terapia física.  un par de vueltas semanales al Cerro San Cristóbal mantienen el cuerpo activo y la mente despejada.  juntarme con los amigos de la banda tambipen sirve para botar energías cantando y riendo.  proyectos que aparecen ocupan la cabeza en cosas agradables.

por ahora, ésto sirve para darle vida al blog, de aplicar técnica de resucitación, de reanimación.

la mitad de marzo.  el inicio del año.  la recuperación de las ganas y la voluntad de escribir, al menos estas palabras sueltas.

estoy de vuelta.  espero que haya inspiración suficiente esta vez.

ah! y no fui a ver Joaquín Sabina.

1 comentario:

quorocisi dijo...

bienvenido de vuelta pues....le estuve haciendo guardia a tu blog que muchas veces inspiró el mío!!!!


el color del suicidio otoñal, es bello, y permite darle un respiro a las glándulas sudoriparas que tanta pega le damos en verano...especialmente este que acaba de pasar.....

PD: te imaginaba en primera fila pa sabina...

saludos compadre...nos leemos